fbpx

Written by Cristóbal

February 15, 2024

¡Nos Cambiaron los Muñequitos! nació en marzo de 2018. Al momento de grabar este episodio son casi ya 6 años.

Y este podcast surgió por varias razones… primero, enfrentar los cambios que se presentaban en mi vida. Segundo: seguir practicando y desarrollando mis destrezas de comunicación, y la capacidad de tener conversaciones, algo que no era mi fortaleza. Y finalmente, buscar aprender de otras personas… traer a invitados que compartieran sus conocimientos y experiencias… porque me sentía inseguro, incapaz de compartir algo interesante, algo valioso.

Esas razones siguen vigentes, aunque el camino me ha llevado a crecer, a aprender muchísimo

 En diciembre del 2023 publiqué dos episodios que para mí fueron muy importantes, muy significativos. El #250 con Jeffrey Flores Agrinsoni y el #251 con Israel del Toro y su esposa Carmen.

Estas grabaciones tienen un gran contenido de mucho valor. Pero para mí la historia detrás de estas entrevistas es lo verdaderamente importante. Porque resume claramente lo que quiero hablar en este episodio: el camino que he recorrido con este podcast, el lugar donde estamos hoy, y lo que queremos seguir haciendo en el futuro.

 Suena raro que hable de este podcast en plural, nosotros, cuando realmente todo el trabajo lo hago yo, desde coordinar cada entrevista hasta promocionar cada episodio publicado. Hablo en plural porque quiero pensar que cada invitado es parte de este proyecto…  cada invitado contribuye un poco en la evolución de esta aventura. Y tú que me escuchas, alimentas el crecimiento de esta criatura digital… Ya sea que simplemente nos escuchas, permites que estas ideas entren y se barajen en tu mente. O que también compartes nuestros episodios… O incluso si eres parte de ese súper valioso grupo de oyentes que me contacta, me comparten sus impresiones, me sugieren invitados y hasta traen a mi atención errores cometidos.

“Estas grabaciones tienen un gran contenido de mucho valor. Pero para mí la historia detrás de estas entrevistas es lo verdaderamente importante. Porque resume claramente lo que quiero hablar en este episodio: el camino que he recorrido con este podcast, el lugar donde estamos hoy, y lo que queremos seguir haciendo en el futuro.”

Volviendo a la historia de los episodios… pues en mi vida he tenido la bendición de en algunos momentos experimentar una, diría yo, sincronicidad por llamarla de alguna manera. Establezco una meta, un resultado que quiero obtener… y poco a poco veo como una extraña combinación de esfuerzos, acción y eventos inesperados me llevan hasta lo que deseaba alcanzar. Esta historia es una de esas.

 Se acercaba la fecha de mi cumpleaños y mi esposa Grisselle sugirió que hiciéramos un viaje. Así podríamos matar dos pájaros con un solo tiro: disfrutar unas tan necesitadas vacaciones para ella y cumplir con mi regalo de cumpleaños. Un viaje que teníamos pendiente desde hace bastante tiempo era visitar a sus primos en Arizona. Pero mi cumpleaños es en enero y la temperatura estaría muy fría para su gusto entonces.

 Pues comenzamos a evaluar otras fechas y escogimos a finales de noviembre, justo después del Día de Acción de Gracias.

 Anteriormente, ya había tenido la experiencia de hacer un “road trip”, un viaje largo en automóvil entre varios estados de Estados Unidos. Déjame recordarte que vivo en Puerto Rico, y que en 5 o 6 horas puedo darle la vuelta completa a esta pequeña isla. Así que esos “road trips” de cientos de millas sin ver el mar son muy inusuales para mí. Además, soñaba con hacer un viaje así con el propósito de encontrarme con algún invitado de mi podcast y grabar una entrevista. Quería sentirme como todo un podcaster profesional.

 Pero tenía la inquietud, la preocupación de que esa experiencia no le agradara a Grisselle. Tenía que asegurarme que el viaje tuviera elementos que también la complacieran a ella. Decidimos que viajaríamos hasta Denver, Colorado y ahí alquilaríamos un vehículo para turistear por sitios cercanos… el parque nacional de Rocky Mountain, Colorado Springs, la montaña Pike’s Peak y otros lugares. Y seguiríamos paseando y turisteando hasta llegar a Tucson, Arizona.

 Ya el “road trip” estaba tomando forma. Sólo faltaba que pudiera incluir lo de grabar alguna entrevista. Desde hace algún tiempo quería grabar una entrevista con Jeffrey, el primo de Grisselle. Y como llegaríamos de sorpresa a Tucson, no estaba seguro de lograr esa entrevista. Pero mi amigo Rubén González vive en Colorado Springs. Ya lo había entrevistado en dos ocasiones. Además, Rubén se ha convertido en un mentor para mí. En su más reciente libro “The Shortcut” (“El atajo” en español) menciona un café ficticio, el Olympia Café. Y me emocionaba la idea de tomarme un café con Rubén, escuchando sus consejos e imaginando que era el Olympia Café.

 Le escribí a Rubén y con mucho gusto aceptó reunirse conmigo en Colorado Springs. Poco a poco el “road trip” de ensueño iba tomando forma. Por si no has escuchado las entrevistas con Rubén, te explico que él ha competido en cuatro juegos olímpicos de invierno en el deporte del luge. Y esto lo ha hecho en cuatro décadas diferentes. Aprovechando esto, Rubén ha escrito varios libros y se ha vuelto un conferencista muy exitoso.  Y como dice el dicho: “Quien a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija”. Rubén se ha convertido en mi mentor en este deseo de crear una carrera exitosa como conferencista.

 Otro detalle importante es que en estos momentos Rubén está entrenando para llegar a su quinta olimpiada de invierno, en una quinta década, a los 62 años… Es increíble que mientras otras personas a esa edad están mirando su vida ya de bajada, Rubén mira la pendiente en la pista del luge planificando su próximo mejor momento.

 Como te imaginarás, no puedes ir a practicar el luge en el parque de tu comunidad. Tienes que visitar algunas facilidades deportivas, coordinar tu tiempo de práctica, en fin, toda una logística. Por eso, cuando le surgió la oportunidad de entrenar en Lake Placid, New York, Rubén la aprovechó. Y me escribió indicando que no podríamos encontrarnos porque la fecha de su entrenamiento coincidiría con mi visita a Colorado Springs. Ni modo… ya no se daría el encuentro con Rubén…

 Pero da la casualidad de que el día que Rubén me notificó lo de Lake Placid, esa misma noche, antes de irme a dormir, YouTube me recomendó un video de la cadena CNN… Tengo que reconocer que ese video me emocionó… hizo que se me aguaran los ojos… era un video sobre la historia de Israel Del Toro… oficial de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, herido en una explosión en Afganistán…

 Israel, mejor conocido como D.T., recibió quemaduras en 80% de su cuerpo, con 15% de probabilidad de sobrevivir y posiblemente no volvería a caminar y dependería de un respirador artificial. Después de cuatro meses en coma DT tuvo una recuperación milagrosa. Ahora es escritor, conferencista y defensor de los derechos de los militares heridos en combate.

Lo primero que pensé fue lo extraordinario que sería conversar con él. Comencé a buscar información sobre él, encontré su sitio web, y no puedo explicar la emoción de descubrir que DT vive en Colorado Springs. Wow! Increíble ¿Sería posible conocer a DT, tal vez conversar con él para mi podcast?

“Pues vamos a escribirle, a contactarle.”- pensé. Busqué en las redes sociales: Facebook, Instagram. Escribí a través del formulario de contacto en su página web. Lo primero que debía preguntar: ¿Hablas español?

Encontré su perfil en Facebook y le comenté en una foto publicada el 2 de noviembre, con motivo del Día de los Muertos en México.

“Hi, Israel… Do you speak Spanish?”

Y su respuesta: “I do.”

Una respuesta breve, pero que me llenó de alegría. Ya se abrió la puerta a la comunicación.

Mientras tanto, Rubén seguía su entrenamiento y había viajado a practicar en un lugar cerca de Innsbruck, Austria. El 8 de noviembre en una de sus corridas de práctica, tuvo un accidente. Iba muy bien en sus carreras anteriores con mucho progreso. Al final de una carrera, la persona a cargo de supervisar a los atletas en turno y dar permiso a que se lance el próximo luger, no se dio cuenta que Rubén no había salido de la pista aún. Resultado: un accidente que pudo haber sido fatal, y le causó una dislocación del codo a Rubén. Y por consecuencia, tuvo que cancelar su entrenamiento en Austria, y con el temor de que la magnitud de su lesión terminará su sueño olímpico.

Mi primera reacción fue de preocupación y tristeza por el accidente. Rubén está muy enfocado en este nuevo sueño, en esta nueva ronda olímpica. Incluso imprimió una pegatina magnética con el número 55 y el nombre Cortina. Y este letrero está en su vehículo como recordatorio de su sueño olímpico. Su quinta olimpiada de invierno, en una quinta década, en los juegos de invierno en Milán y Cortina, en Italia.

Pero algo positivo podía ver en lo ocurrido: Rubén estaría en Colorado Springs cuando fuera de visita y podríamos encontrarnos, aunque fuera a tomarnos un café.

DE vuelta a DT: las comunicaciones con él siempre eran breves.

  • “Hablas español”
  • “Sí”
  • “Estaré de visita en Colorado Springs, ¿podremos encontrarnos?”
  • “¿Cuando?”
  • “Será del 27 al 29 de noviembre”
  • “Verifico mi agenda”

Ya el itinerario de nuestro viaje estaba definido; Rubén me había confirmado que estaría en Colorado Springs y que con mucho gusto nos reuniríamos. Pero con DT la comunicación era muy concisa, no muy clara, sin ninguna certeza hasta entonces.

Ya había escuchado el audiolibro de DT “A patriot’s promise” y en al menos tres puntos del libro terminé con lágrimas. Compartí y recomendé el libro en una comunidad virtual que pertenezco: la Hermandad, creada por Joel Gándara. A los pocos días de mi recomendación, Joel compartió en el grupo que había contactado a DT, que habló con él por teléfono. Y que estaba coordinando traerlo virtualmente al club de lectores de libros de la Hermandad para que presentara su libro.

“¿Cómo va a ser?” “Habló con él por teléfono y yo solo había conseguido intercambiar algunas frases con él.”

Hablé con Joel y me explicó cómo logró contactarlo: a través de la página de contacto en su sitio web. Yo juraba que le había escrito de esa misma manera. Pero cuando regresé a revisar la página web de DT, me dí cuenta que no había enviado el mensaje. Y que incluso, allí estaba su dirección de correo electrónico y su número de teléfono personal. Un error increíble, pero por suerte, Joel me ayudó a darme cuenta.

Le escribí un email a DT y al otro día me llamó por teléfono. Tengo que confesarte que me sentía como el fanático de una estrella del rock que recibe la llamada de su ídolo. Había escuchado el libro de DT, había leído reportajes sobre su vida, había visto entrevistas incluyendo una a su hijo Israel Jr…. Y cada vez mi admiración por DT crecía; y por eso la emoción era tan grande al hablar por teléfono con él. Finalmente aceptó conversar conmigo y grabar una entrevista. Sólo faltaba coordinar fecha y lugar, y verificar que no hubiera algún inconveniente con su esposa Carmen y su agenda.

Habían pasado varios altibajos en este proceso:

  • Primero, había viaje, pero no había entrevista.
  • Después, consigo al menos encontrarme con Rubén.
  • Entonces, Rubén me cancela el encuentro.
  • Pero ahí descubro a DT.
  • Y ahí Rubén tiene el accidente, una nota negativa.
  • Pero, al menos podríamos encontrarnos.
  • No logró un contacto firme con DT.
  • ¡Hasta que final pude conversar con él… había esperanza! YES!

Acelerando un poco el paso de este relato.

Viajamos a Denver, Colorado. Llegamos un viernes en la noche, nevando y a una temperatura de 17 grados Fahrenheit, o sea unos menos 8 grados Celsius. ¡Demasiado para esta piel caribeña! Una nevada post Día de Acción de Gracias nos impidió hacer varias cosas, pero nos adaptamos. La novedad de nuestra primera nevada seria, el reto de conducir en ese clima, pues hacía que todo fuera una aventura.

Pasamos dos días en Denver. Luego viajamos al Norte, a Estes Park a pasar dos días, y una noche. Allí visitamos el impresionante Rocky Mountain National Park. También visitamos el legendario The Stanley Hotel. En este pequeño hotel se ha hospedado mucha gente famosa. Posiblemente el que más fama le de ha dado lo es Stephen King, que allí se inspiró para escribir su libro “The Shining” (El resplandor). Sí, la novela que adaptó Stanley Kubrik en su famosa película protagonizada por Jack Nicholson. Incluso al presente, se comenta que este hotel está embrujado con apariciones y sucesos raros.

De ahí regresamos hacia el Sur hasta llegar a Colorado Springs. De camino me comuniqué con Rubén.

  • “Oye, ¿y por qué mejor no paran en mi casa de camino a Colorado Springs y nos tomamos un café? Vivo en las afueras y tienen que pasar de mi casa antes de llegar a la ciudad.” – nos dijo Rubén
  • “Excelente! Envíame el PIN y llegamos allí.” – le dije, sorprendido y a la vez muy complacido.

Llegamos a su casa no sin antes perdernos por algunos cortos minutos. Rubén nos recibió con abrazos. Les entregamos un café que le habíamos traído de Puerto Rico y unas galletas de Crumbl. ¡Mmm! Deliciosas

Conversamos con Rubén, nos mostró su colección de antorchas olímpicas, incluyendo la que él había cargado para los juegos olímpicos de invierno en Salt Lake City en el 2002.

Nos mostró su increíble biblioteca, la oficina donde escribe sus libros. Y todos los recuerdos y fotos de sus participaciones olímpicas. Finalmente, nos tomamos un café en un rincón muy especial. Realmente, me sentí en el Olympia Café de su libro.

Finalmente, Rubén me obsequió algunos de sus libros que aún no tenía. Y me autografió otros que le compré para regalar. Fue increíble compartir con él en su hogar; nos sentimos privilegiados, honrados, agradecidos de compartir esos momentos.

¡Gracias, Rubén!

Continuamos el viaje y llegamos al hotel en la ciudad de Colorado Springs. No es una ciudad tan grande y el hotel es muy conocido. Mientras estaba en la carretera, DT me había confirmado ya con toda certeza que nos encontraríamos en el hotel el próximo día a mediodía para grabar una conversación. Y confirmó que su esposa Carmen le acompañaría. ¡Excelente!

Conversar con Israel me causaba… no sé, preocupación, nervios, y a la vez, emoción. Imagina conversar con alguien que tiene entre los contactos de su teléfono al expresidente George W. Bush, al príncipe Harry de Reino Unido, o al comediante Jon Stewart. Además, una persona que ha pasado por tantas cosas, y ha sufrido tanto… Yo no soy periodista… ¿quién soy yo para conversar con él, que él me cuente su historia?

Finalmente llegó el día. Salimos a desayunar, caminamos un poco por la ciudad, y regresamos al hotel. Tenía que prepararme temprano, y buscar calmar los nervios. Media hora antes de la entrevista bajé al vestíbulo del hotel y encontré un lugar apropiado. Preparé la grabadora, monté los micrófonos: uno para DT, otro para Carmen, y yo hablaría directamente al micrófono de mi fiel grabadora Zoom H5.

Llegó la hora, pasaron 10 minutos… y yo con la duda y la inseguridad pensaba que no llegarían, que en el último momento no querrían conversar con un desconocido. Pero, sí… llegaron: Carmen e Israel del Toro… Nos saludamos, les presenté a Grisselle. Por casi hora y media conversamos, nos reímos, nos emocionamos… aparecieron nudos en las gargantas y lágrimas en nuestros ojos. Después de la entrevista seguimos conversando, DT nos firmó unos libros, y Grisselle conversaba con Carmen sobre el rol de madres. Fue una experiencia inolvidable, una gran entrevista…

Nos despedimos de Colorado Springs… no sin antes subir al tope de Pike’s peak, una montaña de 14,115 pies (ó 4,300 metros de alto). Y puedes llegar a la cima en automóvil o en un tren.

Continuamos nuestro camino de dos días para llegar a Tucson, Arizona parando una noche en Albuquerque, Nuevo México. De allí nos fuimos a toda velocidad la mañana siguiente para evitar una tormenta de nieve y lluvia que ya había obligado a cancelar escuelas y algunos trabajos.

Cuando llegamos a Tucson, nos aparecimos de sorpresa en la casa de la familia de Grisselle. Su primo Jeffrey me había dicho que aceptaría entrevistarse conmigo el día que yo fuera a Tucson.  Pues, ya estábamos allí, en persona. Traía micrófonos y grabadora, así que finalmente accedió a conversar para el podcast. La entrevista fue muy especial, diferente a todas las entrevistas anteriores. Jeffrey frente al micrófono, preocupado por emocionarse demasiado al hablar. Y la audiencia presente: su máma, Titi Jenny, su esposa Auxy, sus hijos Gustavo y Omar, y finalmente Grisselle y yo.

Nuestra familia ha pasado por muchas cosas en los años recientes. Y había muchas cosas que agradecer, muchas emociones que expresar, y pensamientos que había que convertir en palabras habladas y escuchadas. Esa entrevista fue otra cosa.

Te presenté esta historia porque explica de manera clara muchas cosas de este podcast. ¡Nos Cambiaron los Muñequitos! me ha permitido acercarme y conocer mejor a algunos amigos; me ha permitido conectar con familiares de una manera más profunda. He conectado con personas de otros países, he conseguido amigos que aportan a mi vida. He podido acercarme a personas que admiro, para quienes soy un desconocido y he logrado convencerles de tener una conversación y poder aprender de ellos.

También este viaje me permitió soñar, planificar, trabajar, soltar, esperar, agradecer… Y principalmente me ha ayudado a sentirme bendecido. Ver la secuencia de eventos que me llevó hasta Tucson, y todas las experiencias y lecciones aprendidas en el camino. Sentir que hubo una extraña “sincronicidad”, y le llamo así por usar una palabra, pero es algo que puedo sentir y a la vez no expresar bien en palabras.

Te presenté esta historia porque explica de manera clara muchas cosas de este podcast.

También este viaje me permitió soñar, planificar, trabajar, soltar, esperar, agradecer… Y principalmente me ha ayudado a sentirme bendecido. Ver la secuencia de eventos que me llevó hasta Tucson, y todas las experiencias y lecciones aprendidas en el camino. Sentir que hubo una extraña “sincronicidad”, y le llamo así por usar una palabra, pero es algo que puedo sentir y a la vez no expresar bien en palabras.

Te pueden interesar…

Un poco de mi historia

Un poco de mi historia

Este artículo es una traducción del publicado originalmente en inglés en la revista de la organización Toastmasters International en su edición de noviembre de 2022. Revista TOASTMASTER noviembre 2022 Do you want to read the original English version of this article?...

255: Patricia Maguet – Infidelidad

255: Patricia Maguet – Infidelidad

La psicóloga de parejas Patricia Maguet analiza las opciones después de una infidelidad: ignorar, reconocer problemas previos o usarla como punto de partida. Hablamos sobre definiciones de infidelidad, la dimensión emocional de la infidelidad, motivaciones, perdón, duelo y la necesidad de buscar ayuda profesional para reconstruir relaciones.

Sígueme en las redes sociales y apoya el trabajo de este podcast con “un café” 

Puedes apoyar este podcast

“Invítame a un café” y apóya este  con tu donativo a través de BuyMeACoffee.com  (¡lo que gastarías tomándote un café!)

Buy Me A Coffee

Sígueme

Búscane y sígueme en estas redes sociales.

Share This