(publicado originalmente el 21 de mayo de 2012 en cristobalcolonpr.wordpress.com)

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Google+
  • Buffer
  • Evernote
  • Pinterest
  • Gmail

Vivimos en tiempos de alta definición, alta velocidad y altos niveles de estrés. Cada vez se nos exige (o nos exigimos) hacer más en menos tiempo. Al punto de creernos que somos capaces de hacer multitasking y mantener un mayor de nivel de eficiencia.  El tan deseado multitasking es un mito, pero eso lo hablaremos otro día.

El asunto es que cada vez tenemos más estrés y muchos “no tienen el tiempo” de irse a tomar clases de yoga, tai chi, meditación, u otras técnicas de relajación. A otros que son muy activos, “esas cosas” simplemente no le gustan.

Mencioné anteriormente que nuestros pasatiempos pueden ser herramientas efectivas para manejar el estrés, pueden funcionar como técnica de meditación y hasta de crecimiento espiritual. Mucha gente escucha los términos “relajación” y  “meditación” e imaginan estar sentados en el suelo, con las manos tocándose los dedos y pronunciando “Ooommmm”. Históricamente, en muchos lugares y culturas encontramos métodos dinámicos de meditación: los bailes Sufi, las meditaciones dinámicas de Osho y las meditaciones caminando son algunos ejemplos. Podemos meditar y relajarnos activamente, con movimiento.

Los pasatiempos o hobbies pueden transformarse en experiencias relajantes y de gran beneficio si los realizamos con una actitud diferente, enfocándolos desde otra perspectiva. Correr bicicleta, trotar, caminar, acampar… hasta elscrapbooking. Si ponemos la conciencia, la intención, la actitud correcta, nuestros hobbies se elevan a otro nivel.

Debemos comenzar a analizar y escoger nuestros pasatiempos siguiendo las siguientes recomendaciones:

  1. Lo primero, escoge algo que te guste y que disfrutes. Este punto no requiere mayor explicación.
  2. Escoge una actividad que requiera trabajo físico y/o mental. Busca ejercitar tu cuerpo y tu mente. Siguiendo esta recomendación, entre remar en un kayak y montar un JetSki, el kayak te brinda la oportunidad de ejercitarte. ¿Y entre sentarte a ver telenovelas y completar juegos de Sudoku? Obviamente, el Sudoku.
  3. Preferiblemente que sea una actividad al aire libre, entre la naturaleza. La buena energía y el aire puro de una caminata en El Yunque no tiene comparación.
  4. Busca un hobby que te acerque a tus seres queridos, a tu familia, a tu pareja. Busca cosas que puedas compartir o al menos que no te alejen más de ellos.
  5. Mientras más sencilla la actividad, mejor. Por ejemplo, para trotar (“joggear”) sólo necesitas calzado apropiado y camino que recorrer. Por otro lado, bucear es un buen pasatiempo pero requiere mucho equipo y preparativos. Lo importante es que la complejidad  no te impida el hacerlo.
  6. Súper importante: que esté a tu alcance. Y aquí me refiero que cumpla con tu presupuesto. Que no represente una carga económica y mayor estrés. Además, que geográficamente este accesible, cercano a ti. No pienses en snowboarding si vives en Puerto Rico.

En la próxima ocasión, explicaré cómo realizar el pasatiempo que escogimos y transformarlo en una experiencia diferente, enriquecedora.

¡SÍ!

¡Quiero enterarme de las noticias y más reciente información!

Únete a nuestra lista de envíos para recibir las últimas noticias e información de nuestro equipo.

¡Gracias por tu apoyo!

Pin It on Pinterest

Share This

¡Compártelo!

Agradecemos y apreciamos tu apoyo.